Si nos entrenamos en un centro deportivo, o si nuestros entrenamientos son en casa, todos queremos marcar abdominales. Pero, en nuestra ilusión por conseguirlo, a veces cometemos errores que nos ralentizan en el camino hacia nuestro cuerpo perfecto. Para lograr nuestros objetivos en el gimnasio, debemos hacer nuestros ejercicios de la manera correcta. ¡Y la mejor manera de hacerlo es saber qué no hacer!

Aquí te hablamos sobre cinco de estos errores, para ayudarte a descubrir qué NO debes hacer cuando vayas al gimnasio:

  1. Sentarte sin flexionar el tronco. Cuando hagas tus ejercicios de abdominales básicos, trata de no subir del todo flexionando únicamente la cadera. Esto puede causarte estrés en la espalda y provocar una lesión, obligándote a tomarte un tiempo de descanso. En su lugar, debes levantarte flexionando primeramente el tronco e imaginar que juntas tus costillas hacia la cadera, redondeando la columna al hacer abdominales.
  2. Exceso de entrenamiento. Por muchas repeticiones o ejercicios de abdominales que vayas a hacer, la grasa acumulada en esa zona no se va a perder, los michelines pueden seguir ahí. Generar un sobre-entrenamiento a la musculatura central puede ser perjudicial para tu salud. Serás más eficiente si entiendes que la verdadera función del abdomen no es provocar movimiento, sino evitarlo, es decir estabilizar la zona central. Prueba a incluir ejercicios  multiarticulares donde el abdomen cobre vital importancia como elemento estabilizador. Así, las sentadillas, el peso muerto o las clásicas flexiones de brazos serán tus grandes aliados. No sólo como función estabilizadora, sino como ejercicios que implican un enorme gasto calórico y contribuirán a la reducción de grasa corporal.
  3. Estar atrapado en la misma rutina. Si te siente demasiado cómodo haciendo este o aquel ejercicio, debes cambiar un poco tu rutina. Por ejemplo, puedes intentar agregar un fitball al hacer abdominales. Otra buena forma de fortalecer tu núcleo son las planchas. Incluso agregar una carga externa como un balón medicinal en un situp o una goma tensa en el press palloff.  Si has probado variedad de ejercicios, entonces intenta atacar desde otro ángulo, prueba otra actividad donde el CORE se protagonista; el yoga o pilates puede ser una buena estrategia, ó una versión más extrema como clases HIIT. Darle otro aire a tu rutina de entrenamiento ayudará a que los músculos se fortalezcan de manera más efectiva.
  4. Descuidar la alimentación. Que tu abdomen esté más o menos definido, o lo que es lo mismo, que se marque más o menos, va a depender de tu porcentaje de grasa corporal. Has oído alguna vez la frase: “los abdominales se entrenan en la cocina”. Más razón que un santo. Y qué mejor estrategia para deshacerse del tejido adiposo y marcar tus abdominales que mantener un déficit calórico. Empieza por eliminar las cosas “malas” como el azúcar, el alcohol, el chocolate, las bebidas gaseosas, el pan, etc. y reemplázalas con proteínas, verduras, grasas saludables, carbohidratos de bajo índice glucémico y mucha agua.
  5. Ir por libre. Lo de tener un guía que te eche una mano en tus objetivos no es algo que solo vayan a necesitar los más nuevos.  ¡TODOS! y repito ¡TODOS! necesitamos alguien que haga el papel de juez. Introducir en nuestro programa de entrenamiento un visión externa y profesional garantizará no sólo un resultado más rápido, sino también seguro y saludable.  Tu entrenador siempre estará listo para cuidarte y te marcará el camino correcto.

 

”Tu objetivo es mi meta”
Francisco Javier “Jimmy” C.G.
Director técnico  y preparador físico en Centro Deportivo Cubas de la Sagra.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.